domingo, 30 de junio de 2013

NOCTURNO EN VALLE-INCLÁN

"Die Sünde" (Franz von Stuck)


De este junio que se pierde
entre las manos
como tu blusa en un vuelo de ángeles
turbados
pétalos entregados
húmedos
de besos o blasfemias
labios que queman
planetas herrumbrosos
sal en tus muslos
los trenes no esperan
y la tarde que acaba
sin música
viscosa
exánime
nadie sabe
si de amor o ruina

viernes, 21 de junio de 2013

DE CÓMO PROCEDER CUANDO NOS VENCE LA TRISTEZA

"Lágrimas" (Man Ray)


Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

Instrucciones para llorar, Julio Cortázar

jueves, 20 de junio de 2013

UN FINAL COMO CUALQUIER OTRO

Eloísa y Abelardo en una miniatura medieval


Sírveme un sorbo más de ese veneno,
tú que conoces las incontables miserias de mi memoria.
No temas. Las cosas son así.
Pero ya no importa.

Si miro a lo lejos sobre los tejados,
si adivino un triste pedazo de firmamento,
entonces eso basta para no sentir dolor.
La punzada luminosa de las estrellas
lo vuelve todo relativo.
¿Quién soy yo? ¿Acaso somos algo
fuera de esa luz negra que nos sustenta?
¿Para qué, pues, tanta palabrería?

Es mejor callar.
Por eso, no temas.
Dame lo que tú sabes
y no digas nada.
No vayas a sentir la tentación de derramar una lágrima.
Mucho menos, de escribir un verso.

martes, 18 de junio de 2013

DONCELLAS EXTÁTICAS

Lev Tchistovsky


Gime. Agoniza desvelada. Absolutamente sola. Perdida. (¿No hablamos de la sacra forma humedecida que no es un pan de este mundo?)

martes, 11 de junio de 2013

DE SALAMANDRAS SONRIENTES

"Mystical conversation" (Odilon Redon)


Las palabras queman
salamandras sonrientes en un crisol
como mi lengua en lo más oscuro de tu boca
reclama inmunidad diplomática
violabilidad joder
a quién vamos a engañar
que me uses al fondo de un zaguán
o en el alféizar de una ventana
también valdría un arquitrabe
si puede ser me pido corintio
vale es igual
renuncio a frivolidades
pero deja mi lengua donde está
y mis dedos
que las palabras nos quemen
y los corazones derramen
absenta y lujuria
hasta que tú
hasta




miércoles, 5 de junio de 2013

CINCO AÑOS NO ES UN LUSTRO

Ma Jing Hu


Este mes hará cinco años. Donde el olvido daba sus primeros pasos. Irregulares, titubeantes, circulares, elípticos, reiterativos. Lo sé. Qué se va a hacer. Tiene a quien parecerse. Muchos se adentraron en sus galerías laberínticas. Algunos se marcharon; otros se quedaron; hay quien permanece desde entonces. Ni que decir tiene que echo en falta muchas voces. Algunas ausencias duelen todavía; otras bien están donde están.

No me cansaré de decirlo: todo aquí es prescindible. Me gusta que así sea. Doctores tiene la iglesia.  Algunos de ellos, desde la intimidad del claustro materno, ya iluminaban a la humanidad como el Faro de Alejandría. Yo prefiero ser más bien un niño curioso que no se cansa de aprender y de buscar nuevos atajos para llegar a ninguna parte. Sirva la imagen de Ma Jing Hu como una metáfora de ese espíritu deconstructivo: hoy no es Munch, ni von Stuck, ni Hopper, ni Schiele. La belleza puede (¿debe?) ser banal. En cierta ocasión hablamos de eso.

Pues sí. Todo es prescindible. Menos vosotros. Los que estáis, los que tenéis que estar. Menos tú. Sí, tú: sabes perfectamente que hablo de ti.

Os doy las gracias por eso.


domingo, 2 de junio de 2013

SENDEROS QUE SE BIFURCAN HASTA LA LOCURA

Egon Schiele


Perdón, me confundí de sala. Buscaba la sosegada belleza de los artistas del Quattrocento. No quería que el corazón me jugara una mala pasada. Ni siquiera he rememorado desde hace meses los húmedos paseos de Père-Lachaise. No he probado apenas los venenos sutiles y destructivos de los poetas malditos. Yo sólo quería detenerme en una piel dorada. Botticelli tal vez. Una fragancia intemporal, las rosas amables derramadas por el viejo Ronsard sobre el cuerpo núbil e inerte de Marie. Quand l'Aube de ses pleurs au point du jour l'arrose. No sé cómo he llegado hasta aquí. De verdad. Y sin embargo, he llegado. Y tú estás.